Entre las vetas / cap08.

13Jun07

Levanto la mirada, y allí está ella, presidiendo el centro de la sala. Una bata impoluta me recuerda que es la instructora.

Sus pensamientos salpican mis neuronas aún extasiadas, hasta verse inundadas por la inexorable realidad: he de volver.

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: